Institutional Scholarship

Diego Rivera, arte y revolución: La transformación del arte a una de herramienta poderosa reforma social

Show simple item record

dc.contributor.advisor Unamuno, Gómez
dc.contributor.author Villines, John-Francis
dc.date.accessioned 2019-04-08T15:56:22Z
dc.date.available 2019-04-08T15:56:22Z
dc.date.issued 2018
dc.identifier.uri http://hdl.handle.net/10066/20810
dc.description.abstract Los murales de Diego Rivera explícitamente pedían acción política por parte del espectador, y su visión aceleró la formulación de un proletariado consciente de clase en México que deseaba abogar por sus propios intereses más allá de los de la burguesía. La comprensión de Rivera sobre el muralismo comenzó en Italia con su apreciación de los frescos, pero creció cuando José Vasconcelos le encargó la creación de un nuevo arte revolucionario. Él y otros artistas se inspiraron en la Revolución Mexicana, y quisieron capturar el espíritu de una nueva mexicanidad, un espíritu del pueblo de México. Porfirio Díaz, que era un positivista confeso y presidente de México en el siglo XIX, había remodelado a México al transformar la economía de un sistema cuasi-feudal a una economía de mercado más centralizada. Así como el proyecto de modernización había comenzado antes de la Revolución, también lo hicieron los esfuerzos de los artistas para capturar la modernidad en el lienzo. Sin embargo, después de la Revolución, las concepciones de la modernidad de Rivera y de otros artistas se infundieron, a medida que avanzaba la década, con un carácter abiertamente político. En particular, Rivera construyó su propia estética "épica modernista" que, al igual que el teatro épico de Bertolt Brecht, desafió a los espectadores a cuestionar cómo podrían desempeñar un papel en el cambio político que se desarrolla a su alrededor. El mensaje de Rivera de conciencia de clase y acción se arraigó en México de una manera que no lo hizo en los Estados Unidos. En la década de 1930, León Trotsky se encontró en México, tambaleándose por el Terror, y las formas en que los Estados Unidos habían comprometido los valores de octubre, comprometido el arte, y creado un culto líder; en contraste, la libertad artística de México hizo manifiesta en realidad la acción política dinámica y democrática que Rivera exigió en sus murales y, en combinación con la defensa política de Lázaro Cárdenas, permitió la promulgación de reformas amplias y radicales.
dc.description.sponsorship Haverford College. Department of Spanish
dc.title Diego Rivera, arte y revolución: La transformación del arte a una de herramienta poderosa reforma social
dc.rights.access Dark Archive


Files in this item

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Search


Browse

My Account